Banners Web 2014-38

EXPOSICIONES 2016-2017

Banners Web 2017 005

JOSÉ ANTONIO PLATAS.
Centricidad y excentricidad.

Hasta el 12 de marzo, 2017

Pienso la composición como el juego de tensiones en un espacio determinado. En este juego el cuadrado es forma estable, su espacio
interno contiene el círculo perfecto. Pero este espacio contiene también todas las fuerzas imaginables esperando a ser liberadas por un
impulso vertical, horizontal o diagonal. Al crear puntos de tensión, reforzados por el color y la luz, surge algo nuevo: una disposición donde
la mirada es atrapada y se recrea en un vaivén de formas, fuerzas y espacios en un rítmico y sonoro infinito. Recupero en esta línea, y como
principio generador, la definición acuñada por el teórico del arte Rudolf Arnheim en su obra El poder del centro: “todo objeto visual constituye
un 'centro dinámico' por ser la sede de las fuerzas que surgen de él y convergen hacia él”.

Los pisos de la Basílica de San Marcos, en Venecia, la geometría característica en la arquitectura árabe, así como los modelos y patrones
presentes en la decoración de templos y calles de nuestro país, son punto de partida para encaminar este juego formal expansivo.

José Antonio Platas, 2016

Muchas son o pueden ser las inspiraciones e intenciones del artista para variar lo existente o para dar diferentes soluciones a una realidad. Al observar la más reciente obra de José Antonio Platas me vienen muchas interpretaciones y, de repente, todas las explicaciones juntas a la mente. En seguida ya no hay más necesidad de cuestionarlas, simplemente dejan a uno satisfecho y con un buen sabor. Sin embargo, una de todas las comparaciones hechas sobresalió de las tinieblas para ilustrar mi consciencia: el caleidoscopio ―del griego kalós: bella; éidos: imagen; scopéo: observar― que nos permite ver, al igual que en la presente exposición, imágenes de profunda belleza, formadas por elementos geométricos y variables.

La presente obra gráfica de Platas combina en cada pieza una reducida gama de colores, para alcanzar, curiosamente, contrastes muy vívidos. Delante o atrás de patrones y conjuntos heterogéneos y abstractos, el negro o el blanco generalmente se asoma o se impone. De esta forma, en unos casos logra un efecto de primer plano que nos repele y nos convierte en voyeurs. En otros, alcanza una profundidad que nos magnetiza con una fuerza que parece jalarnos al infinito, como si estuviéramos adentro del tubo mismo del caleidoscopio. Negros o blancos ondulan en las capas superiores y acentúan una dualidad secular en permanente movimiento.  


Me quedo con lo que dice el polifacético Gabriel Cimaomo, más o menos así: "Por todo eso elijo por ahora el caleidoscopio como símil, que en su devenir multiforme no deja de sorprendernos con nuevas imágenes que mantienen viva la esperanza de una próxima armonía de las partes y del todo, que separa lo integrado e integra lo separado. Y si lo efímero del instante me atormenta, su atracción hipnótica me relaja". Hoy presenciamos aquí una gráfica cosmopolita de un José Antonio Platas universal.

Holger Roick